La pesca a brumeo

grandes capturas de atún en el delta del Ebro
  • Cuando la pesca en superficie se vuelve complicada, bien por la ausencia de averíos que nos indiquen la presencia de depredadores, bien por las condiciones atmosféricas, temperatura del agua, corrientes o cualquier otro motivo que disperse los cardúmenes, una buena alternativa para concentrar peces en torno a nuestras líneas es el brumeo.
  • Se trata de derivar (también podemos anclar en un lugar determinado, aunque en ese caso será mejor hacerlo ayudados de una boya para poder maniobrar rápidamente si se produce la picada de un gran ejemplar, para regresar después a recuperar el fondeo) al tiempo que dispersamos en la zona atractores para el pescado. Normalmente se utiliza sardina, lacha, o cualquier otra especie de pequeños clupeidos, aunque otras familias de minitallas podrán también servir en ocasiones;  peces que habremos conseguido previamente, troceados o enteros.
  • En el delta se practica esta modalidad con bastante éxito si se conocen bien las corrientes por donde se suele mover el pescado o bien nos acercamos a los spots tradicionales por donde sabemos que abundan los pelágicos patrullando la zona.
  • Con esta técnica podemos tentar casi todas las especies, desde carángidos como la anjova o la serviola, llampugas (en la época que va desde Agosto hasta Noviembre), túnidos de todo tipo, escómbridos como los bonitos listados o los combativos estorninos (siempre que los pesquemos con equipos ligeros), agujas y espetones….etc
  • Pero, sin duda, la especie que más pescadores avezados o noveles congrega y mayor afición suscita es el atún gigante, muy remiso por estos lares a entrar a curricán y no siempre fácil de encontrar en superficie para tratar de pescarlos a lance, en determinados períodos del año. Aunque últimamente el delta del Ebro se ha convertido en la Meca para esta técnica tan deportiva del spinning extremo por la proximidad, abundancia y relativa posibilidad de practicarla durante muchos meses, eso sí, siempre de manera responsable y soltando perfectamente todos los ejemplares.
  • Volviendo a lo que nos ocupa hoy, el brumeo de atún gigante, siempre que nos encontremos ante esta tesitura debemos saber a qué nos enfrentamos. Estamos hablando de animales que pueden superar con facilidad los cien kilos de peso y en algunas ocasiones triplicar o quintuplicar este registro.
  • De modo que se impone un equipo acorde. No es lo mismo ir a pescar bonitos o llampugas que los grandes atletas del mar, el pez más poderos y rápido que surca los mares.
  • Podemos utilizar silla de combate , con equipos de hasta 130 libras, o bien arneses de StandUp, más deportivos, que acompañados de modernos equipos de 80 Lb nos permiten combatir de pie. Con un poco de práctica, ayudándonos de flexiones de piernas y nuestro propio peso, nos sorprenderemos de que con menos esfuerzo del que pensábamos podemos culminar con éxito combates impensables a priori.
  • Si sois pescadores no os podéis perder alguna vez al menos la experiencia de combatir con grandes atunes. Eso sí, merece la pena contratar los servicios de un profesional experto que os proporcionará el material adecuado y las instrucciones imprescindibles para no tener percances. Se trata de una pesca extrema, que siempre entraña riesgos y hay que saber lo que hacemos y sobre todo cómo lo hacemos.

Os dejamos con unas imágenes de jornadas de brumeo recientes

Nos vemos en el delta amigos.

Facebook Comments