LA PESCA DE CEFALÓPODOS

Enorme pulpo capturado en el mismo río Ebro, a más de 10 km. del mar

Las aguas del delta en su zona más próxima a la desembocadura del río Ebro, debido al gran aporte de nutrientes y los fondos adecuados para su proliferación, se llenan de cefalópodos en los meses de invierno, especialmente sepias y pulpos.

No en vano esta zona es una de las más productivas de la península en cuanto a esta pesca y son bastantes los profesionales que tienen la pesca del pulpo con cadups (artes de pesca que se utilizan desde tiempo inmemorial) como medio de sustento principal.

Para los pescadores deportivos es una forma sencilla, entretenida y a menudo muy productiva de pasar un buen rato y, de paso, obtener unas buenas sepias, calamares o pulpos para degustar. Siempre con responsabilidad y atendiendo a los cupos de cada zona.

Normalmente utilizamos señuelos artificiales lastrados o sin lastrar. Eso dependerá de la profundidad en la que se mueva nuestro objetivo. A comienzo de la temporada no solemos pescar más allá de los 14 metros de sonda y, a menudo que avanza el invierno y ,por tanto la freza, cada vez a menos fondo, llegando a pescarse a escasos tres o cuatro metros de fondo.

La técnica no puede ser más sencilla: una caña de puntero muy sensible, cualquier carrete sirve,

 

En Tot Pesca en el mismo Riumar tienen un gran surtido de pajaritos

y un “pajarito” (artificial diseñado para esta pesca. Son imitaciones de pequeños peces, carentes de anzuelos y armados simplemente con una potera en forma de corona, simple o doble, pequeña o mayor según busquemos sepias,  calamares o pulpos. Aunque casi todos los señuelos nos pueden proporcionar cualquiera de esas especies.

Los cefalópodos guiados por su insaciable voracidad en esta época, atacarán nuestro artificial, quedándose prendidos de sus tentáculos en las poteras. La simple aproximación a la embarcación y un buen salabre o sacadera, no necesariamente específica, aunque preferiblemente poco profunda, harán el resto.

De regreso a puerto

Aquí practicamos la pesca de la sepia en las horas diurnas. Es cuestión de prospectar distintas capas de agua hasta dar con ellas. A veces seguirán el engaño hasta la misma banda del barco y las veremos picar a flor de agua. Otras obtendremos los mejores resultados batiendo el fondo arenoso.

Es una pesca sencilla y entretenida

La corriente, el viento y, por tanto la deriva o abatimiento de la embarcación puede ser un factor clave y la diferencia entre una jornada estupenda y un bolo glorioso. Así es esta pesca. Será por tanto clave dar con el lastre adecuado para que, teniendo en cuenta estos factores, nuestro señuelo trabaje en el lugar propicio.

Solo resta desearos mucha suerte y animaros a venir a probar suerte con los amigos o en familia. Es una actividad muy indicada para ir con los más pequeños de la casa. Tenemos ofertas muy interesantes y económicas para esta pesca, tanto si disponéis de titulación y queréis alquilar un barco totalmente equipado, o preferís que os acompañemos.

 

Facebook Comments